La arquitectura… /capítulo4 o Una vieja historia

Intentaremos empezar cada semana con la correspondiente entrega de La arquitectura de tus huesos.

Ya estamos en el Capítulo 4 (el más largo de este libro-blog): un relato en clave dramático-algofolletinesca, que se sitúa en el momento de climax histórico que significa el inicio de la guerra civil de 1936. También fue un momento de castración absoluta:

“Cuando sor María Magdalena del Perdón escuchó de labios de su madre, Pabla, y de su hermana, Tina, que Alonso Ríos había vuelto a instalarse en el barrio, en la misma casa familiar donde vivió de joven, quedó primero demudada y blanca, mucho más blanca de lo que ya era su piel alabastrina, tan transparente que sus dos interlocutoras vieron con claridad cómo, enseguida, su sangre toda afloraba de golpe a la superficie de su cara, lo único visible que el hábito dejaba de su cuerpo, a excepción de las manos que aún eran las de una niña. Pero sor María Magdalena ya no era una niña.

Tampoco era ya una niña a finales de julio de 1936…”

Copio el primer post de contextualización (Por si hace falta):

Sé que me muevo dentro de una formación/deformación histórica a la que no puedo negarle el saldo de la deuda que me corresponde por servirme a menudo de la óptica que me permite comprender algunas cosas. Sólo algunas.

Me interesa la historia. No por el pasado. Me interesa por el presente que habita en ella. Hace un segundo ya es historia. Hablamos quizás de imágenes colmatadas, como los ácumulos que preceden a las orogenias.

*** Todos los posts de contextualización:

Una imagen
Por si hace falta

Lo terrible
La mística requiere víctimas

Llega por correo electrónico un ppt y encaja aquí
Rasgos del folletín que forman parte de lo vertical
Bodasdesangre
Hijos de Gea y Urano
Un lugar y un tiempo prohibidos para todos los hombres


—-> este relato apareció en la Revista Narrativas, número 3.

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Me gusta eso que dices: “Me interesa la historia. No por el pasado. Me interesa por el presente que habita en ella.”Cierto… a esa historia le debemos una gran parte de nosotros mismos, como sociedad y como individuos,creo que no está de más mirar para atrás de vez en cuando para recordar cómo y porqué somos así, y no de otra forma.Besos.Rosa.

    Me gusta

  2. Creo, Rosa, que no es del todo recomendable la actual tendencia a no reflexionar acerca de lo que nos antecede. El futuro nos es absolutamente desconocido; lo que nos precedió sufre quizás de deformación cuando lo contemplamos o intentamos comprender, pero aporta algunos términos de la ecuación en la que nos encontramos. La historia no es más que una interpretación, a pesar de todos los esfuerzos contemporáneos por convertirla en una ciencia lo más exacta posible. Sin embargo, ningún cientifico puede aventurar que las leyes naturales no muten ante proporciones diferentes, ante compuestos inauditos para nosotros. A la historia le sucede algo similar. Pero al menos proporciona algún método.Un beso, y suerte con el renacimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: