El mundo de la ortopedia

Ir a la ortopedia es como ir a Tiffany’s en la 5ª Avenida de New York. Tienes que tener un presupuesto enooooorme para conseguir comprar lo que quieres. Lo malo es que no es tan gratificante. Ayer fuimos a la ortopedia a pasar por “boxes” la silla de Daniel, que ya tiene cuatro años y de vez en cuando se bloquea el sistema de basculación, se habia perdido un tornillo… en fin, una puesta a punto en condiciones. Pedimos información sobre las sillas de baño y las grúas, porque Daniel empieza a tener una envergadura y una fuerza que al menos a mí se me hacen muy dificiles de controlar. Desde ayer no hago mas que pensar en la cantidad de personas discapacitadas que necesitarán este tipo de accesorios y que no pueden ni siquiera y menos en los tiempos que corren actualmente, pensar en comprarse un artilugio ortopédico de éstos. Es lamentable.

El presupuesto para la silla-inodoro y la grúa asciende a unos 4.000 euros, porque claro, siempre hay versiones mas baratas que, o no están hechas de un material tan resistente, o no tienen los accesorios necesarios para sujetar a la persona mientras se le ducha etc. Por suerte yo tengo una familia que me apoya en todo momento y que ya se ha ofrecido para colaborar con la compra de estos aparatos, que a mi modo de ver tendrian que ser mas alcanzables económicamente para todo el mundo.

¿Ayudas?……NINGUNA!. ¿Por qué? Pues porque la Seguridad Social ha cortado el grifo de lo poco que daba, si bien hay que decir que solamente ayuda en cosas de movilidad y no de “artilugios para facilitarte la vida en casa”, o sea, que en el caso de que me dieran una receta para la silla del baño, si la ponen como tal, “silla para baño” la aportacion economica que obtendría seria de alrededor de 150 euros, o sea unas 25.000 pesetas de las de antes, cuando la silla que necesitamos vale 3.000 euros, o sea medio millon de los de antes. Por supuesto, pueden hacer la receta como “silla-inodoro” y creo que entonces la ayuda ronda los 220 euros, RIDICULO!!!!. La grúa por supuesto ni la contempla la Seguridad Social, tendría que pedir la ayuda al INSS que no se cuánto es para estos casos pero imagino que la cifra tambien es ridícula.

Pero, como no me quiero cabrear mas de lo que ya estoy, os voy a contar que la última adquisición casera que hemos hecho ha sido el Head Pod, un aparato que le ayuda a Daniel a mantener la cabeza en la posicion correcta y que además le ayuda a fortificar los músculos del cuello siendo una especie de paso hacia adelante para conseguir quitarle el cabezal de la silla cuando la consiga mantener erguida del todo. ¿El precio? ….300 euros, todo es a base de dinero y más dinero y ninguna ayuda, sigo pensando que es lamentable. Os pongo la foto que le hicieron en el cole con el Head Pod para que veais lo que se consigue con ésto, a mi me impresiona verle la cabeza de tan buena postura, al menos una alegría tenia que tener….
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: