Cumpleaños

Hoy -hablo del domingo- ha sido el cumpleaños de Daniel. Ocho años ya. La tarde ha traido, por supuesto, una fiesta, la segunda que ha tenido, porque el viernes, en el campamento de verano, tuvo la primera. De esa fiesta primera tiene en casa como testimonios una brillante corona de rey del día y un mural, que le hicieron todos los chicos, compañeros de campamento, con su foto y las huellas grabadas de todos ellos en diferentes colores, como una multicolor y gigantesca postal. Sé que hubo piscina, piñatas, música, refrescos, chuches…

En la de esta tarde éramos todos adultos, menos él, porque su primo y algunos amigos andan ya de vacaciones y no han podido asistir. Es lo que tiene cumplir años en plena canícula. Antes a Daniel no le importaba mucho no tener niños cerca. Pero ahora cada vez está más a gusto con ellos, aunque no tengan problemas. La otra tarde, merendando por la calle, se integró muy bien en el juego de soldados en el que se entretenían dos chicos conocidos; a su manera y ayudado un poco, él estuvo jugando con ellos un buen rato. Esta tarde Daniel se empeñaba en jugar y en saltar y todas esas cosas; y, aunque algo hemos hecho él y yo –que soy un poco gamberra-, los demás adultos no nos acompañaban mucho en esos menesteres. Por eso, creo que el rato que más ha disfrutado ha sido el que ha estado escuchando el nuevo disco de su colección, uno de sus regalos de cumpleaños: esta vez con un montón de canciones pertenecientes a la serie de dibujos animados de Winnie the Poo. Gusto musical variado donde los haya el de Daniel.

En realidad, su cumpleaños comenzó pues a celebrarse el viernes en el campamento. Y ayer también anduvimos con el mismo tema, porque fuimos en busca de juguetes apropiados. Normalmente necesitamos de su colaboración para ver si se adaptan a él o no. Daniel, como todos los niños, se lo pasa de miedo probando juguetes. Y, como todos los niños, los quiere todos. Elegimos los que vimos que le gustaban más y que él podría manejar con facilidad, y creo que ha pasado la noche un tanto nervioso, esperando el día de hoy para poder tomar posesión de sus nuevos juguetes. En otro momento hablaremos de este complicado tema de la inexistencia de juguetes para niños con discapacidad.

Hoy ha seguido muy inquieto, haciendo su inmersión en los juguetes, recibiendo llamadas telefónicas y con la fiesta de la tarde. Las reuniones le cohiben un tanto y le descentran. Pero ha observado con mucho interés su tarta de cumpleaños, con su gran vela en forma de ocho. Me ha tocado comerme una parte de la tarta que tenía un sol dibujado, y Daniel me ha ayudado un poquito. Para finalizar la tarde y retomar la calma necesaria, un nuevo rato de música en plan relajado. Eso lo ha devuelto a su locuacidad habitual en estos tiempos. Supongo que a estas horas ya hará un rato que estará durmiendo. Tres días de cumpleaños son muchos días y agotan a cualquiera. Pero se los merecía por dos razones, cuando menos. Una, porque el miércoles Daniel se cayó del columpio donde jugaba en el campamento; se hizo un chichón considerable, a consecuencia del cual ahora lleva el ojo completamente morado. Un buen susto para todos. Aunque no ha tenido más importancia que ese tremendo moratón y unos cuantos rasguños por la cara. La otra, más positiva, son las buenas noticias que nos dio el doctor Valdizán, su neurólogo, a mitad de semana: como viene sucediendo las últimas veces, la cartografía de Daniel da muy buenos resultados y su cerebro sigue madurando y superándose a sí mismo. No me digáis que lo cuente en término médicos. No sabría.

La foto de Daniel corresponde a un día de excursión a una granja que hizo durante el curso escolar con sus compañeros y profesores del Ángel Riviere. Le están enseñando un cordero, y parece que se lo pasó pipa. La pongo porque me gusta más ésta que las que hoy hemos hecho, que no han estado muy afortunadas. Y porque la risa de Daniel siempre es el mejor regalo que él nos hace a todos.

Anuncios

10 Comments

Add yours →

  1. Luisa, por favor dale de mi parte un enorme y largo abrazo a Daniel por sus ocho añitos, casi somos del mismo día, tiene el mejor signo del zodiaco :-)Me alegra mucho que la hayan pasado estupendo.

    Me gusta

  2. Se lo doy, Magda. Como le gustan mucho los abrazos, lo recibirá encantado. ¡Felicidades para ti, pues, también, Magda!

    Me gusta

  3. UN MILLON DE FELICIDADEEEEES, ah, me alegro de que lo pasara bien (aunque tienes razón, a veces los aturrullamos demasiado con estos eventos).¿Sigue con el ojo chungo?, aish, Ainhoíta lleva un coscorron espectacular también (decidió bajar sola de la taza del water. Cabezona).Lo de los juguetes merece un aparte, si. Ya hablaremos de eso.Mil besos.

    Me gusta

  4. ¡Gracias, prenda! Sí, lo pasó bien. Aunque Daniel no es muy amante de las reuniones ni de las alharacas; es un chico bastante tímido y serio. Le gusta la tranquilidad, ja, ja… (es verdad). Ojo chungo, todavía, sí, para rato, creo. Vaya Ainhoilla, qué carácter. Espero que no hay sido mucho. Un susto, pero eso demuestra que tiene iniciativa y reaños.Ya hablaremos, ya de los juguetes. Es un dolor de muelas.Besos, besos

    Me gusta

  5. Me encanta saber que Daniel y yo somos Cáncer. También fui mi cumple la semana pasada. Un beso para él y para tí. Y ánimo que ya falta menos para las vacaciones. Besos.

    Me gusta

  6. ¡Felicidades, guapa! Signo de personas sensibles, sí señora. Entre otras cosas que acarrea mi cansancio a estas alturas de año es que casi no me da tiempo de ir de visita por los blogs amigos. Tengo que ponerme al día. ¡Ay, vacaciones, con la mañana que he tenido!

    Me gusta

  7. Felicidades a Daniel. Y dile que ya es suerte, celebrar más de una vez el mismo cumpleaños… Besos.

    Me gusta

  8. Se lo diré, Isabel. Sí, es un suertudo este niño, por tanta fiesta y por más cosas, claro. Besos para ti también.

    Me gusta

  9. Hola Luisa.En fin, esta copla empieza a ser un clásico en lo comentarios a mia blogeros, así que allá voy con aires de los ochenta:Cumpleanos Feliz, cumpleaños feliz te desean tus amigos de Parchis.Salu2 Córneos.

    Me gusta

  10. Ja, ja, ja… �Gracias, Javier! Se lo transmitir� a Daniel.Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: