Cafetería

Todos los días, a la hora en punto, como un tren de alta velocidad,

la máquina bombea en mi organismo

la dosis de cafeína que preciso para recomponer con elegancia

el equilibrio:

todos los días en este viejo bar

entra directa por la fístula de la costumbre hasta mi corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: