Batidos recortados

En este último año Daniel ha crecido como cinco o seis centímetros y se ha engordado casi cinco kilos. Tiene unas cifras en su analítica magnifícas. Estamos bien. Por eso la especialista de digestivo ha decidido quitarle el suplemento nutritivo de los batidos hipercalóricos y protenéicos que le habían recetado a raíz del problema de la esofaguitis.
La pediatra de Daniel ha puesto el grito en el cielo. La pediatra entiende que si estamos así de bien, a lo mejor es porque, además de estar muy muy bien alimentado con las comidas, necesita además ese aporte susplementario, y que en cualquier caso, estando en época de crecimiento intensivo, no parece aconsejable retirárselo ahora.
Los batidos son caros. Sí. Y este año hemos ahorrado mucho en gasto farmacéutico. Estamos contentos. Estamos bien.
Como no quiero terminar en negativo (una se cansa de tener que estar casi en permanente cabreo), voy a hacerlo en plan ligero-estival. Os cuento, por ejemplo, qué contiene y cómo está hecho el plato triturado que   esta tarde le llevaré a Inma (de vez en cuando procuro colaborar un poco: preparar triturados decentes requiere trabajo y tiempo).
Triturado de verdura con merluza, calamar y gambas.
Dificultad: absolutamente ninguna
Ingredientes: judías verdes (1 kilo), patata (3 ó 4 patatas medianas), zanahoria (cuatro), media cebolla tierna, merluza (500 grs), anillas de calamar, gambas, pan (cuatro rodajas), aceite y sal
Preparamos las verduras, limpias, y las cocemos en agua con sal, cominos (para ayudar la digestión) y un chorrito de aceite de oliva.
Pelamos las gambas, y las cascaras las refreímos unos cinco minutos en aceite, para que éste tome el sabor de las gambas.
En ese aceite, freimos la merluza rebozada en harina.  Y después freímos también los calamares y las gambas. Reservamos todo ésto.
Cuando este cocida la verdura, escurrimos casi del todo. Es conveniente dejar un poquito de caldo para poder triturar con más facilidad. La cantidad de caldo, depende de la textura, más o menos gruesa o fina que se necesite conseguir. Trituramos simplemente con la batidora de mano, primero las verduras, y luego incorporamos el pescado, calamar y gambas. Hay que cuidar que el pescado quede libre de toda espina. Finalmente añadimos el pan, y terminamos de triturar. Puede añadirse otra pizca de aceite de oliva crudo para finalizar.
Con todo esto, la cantidad de alimento – que al incluir pescado suele ser destinado a las cenas-  puede servir para unas cuatro cenas, quizás esta vez cinco. Es decir, hay que congelar en unidades individuales y luego ir sacando del congelador según se necesite.
Todos estos procedimientos se los sabe estupendamente Inma, de quien una va aprendiendo, y a quien , por cierto, la especialista de digestivo volvió a preguntarle en la última visita (la misma en la que retiró los batidos) si alimentaba a Daniel como a los bebés, claro, dió por supuesto. Inma le explicó que más o menos…  que triturado, sí, pero que los triturados abarcaban una amplia gama de ingredientes, incluyendo spaguetti, tortilla de patata, rancho,  hamburguesa completa, etc. Ya os iremos contando más recetas.
Ver en Un blog para Daniel:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: